«LABORES DE MUJERCITA»

Por Alejandra Campos

Mi nombre es Alejandra. En lo que concierne a mi vida privada estoy recién divorciada y tengo dos hijos maravillosos y dos perros consentidos, en tanto a lo profesional soy publicista.

Dentro de mi camino he vivido muchas cosas: desintegración familiar desde chica, problemas existenciales todo el tiempo, matrimonio fallido, empresa propia que se fue a la quiebra y muchas otras circunstancias que, como empresarios y emprendedores en este país, tenemos que vivir, sobreponernos y seguir adelante.

En el aspecto familiar, yo soy la mayor y tengo dos hermanos hombres, que me enseñaron a sobrevivir en el mundo desde su punto de vista. Eso implicó que yo creciera como niño, haciendo y aprendiendo lo mismo, pero con la bendita consigna de «tu eres la mujer, así que te toca» y aquí agréguenle todas las labores de «mujercita» que se puedan imaginar.

Mi abuelita, que era maestra, se esforzó siempre por enseñarme a coser, a escribir a máquina, a bordar y tejer (cosas en las que soy malísima, lo acepto) y mi mamá me ponía a hacer los quehaceres de la casa, cosa que yo detestaba, pues además de la falta de disposición natural que tengo hacia esas labores, mis hermanos no movían un dedo, pues «eran los hombres», frase que, hasta la fecha, detesto. Así que, cuando podía, me iba con ellos y jugábamos mucho en la calle (sí, todavía podíamos jugar en la calle tranquilos.)

Me gustaba estudiar y la escuela. Eso si, siempre fui súper aplicada, la niña de 10 de calificación. Disfruté mucho mi vida de estudiante. Y
además de ser niña de cuadro de honor y de la escolta, estudiaba piano, órgano, nadaba y, ya un poco mayor, me comprometí en el trabajo de mi iglesia y comenzaron los viajes, los campamentos y los coros, algo que mantengo hasta la actualidad.

Así mismo, tengo un programa de radio, con el que he conocido a gente increíble; empresarios, artistas, emprendedores, gente creativa y sumamente trabajadora que me inspira y me hace desear seguir adelante apoyándolos , cuando en realidad son ellos los que me apoyan a mí y me hacen querer seguir aprendiendo y creciendo.

Mi programa de radio es como mi sesión del psicólogo, pero más divertida.

Platicar con tantas personas con proyectos tan diferentes, novedosos, creativos, pero a la vez tan parecidos, me hace levantarme los lunes con todas las ganas para hacer las entrevistas programadas.

Como no me gusta meterme en líos, heme aquí. Escribiendo para un blog de empoderamiento, sin tener ni idea de lo que hago ¿Empoderamiento? ¿empoderada? ¡Ufff! en estos momentos me siento todo menos empoderada, pero es parte de todo esto también.

A través de toda mi vida, he aprendido tantas cosas que, de verdad, siento que debo compartir con quien desee escucharme. Y es lo
que pretendo hacer con este blog.
Gracias por leerme, espero que podamos compartir muchas cosas, ahora por este medio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s