LUCHAR Y SALIR ADELANTE

Por Rosa María Mendoza González

Tengo 69 años. Mi esposo murió el primero de marzo de 1991, habíamos estado 5 años de novios y de casados 22. Quedé viuda de 40 años.

Él era médico y falleció de un aneurisma. Cuando me avisa el director de la Raza que había fallecido, en lugar de gritar y ponerme histérica le dije a Dios “en tus manos pongo mi vida y las de mis hijos”. Después cuando él ya estaba en la caja me acerqué a decirle “voy a continuar lo que iniciamos”, refiriéndome a educar a mis hijos.

Había quien me decía “no están tan chiquitos, ponlos a trabajar” pero yo pensé que, si mis hijos se veían con trabajo, dejarían los estudios, así que decidí seguir trabajando; en ese entonces trabajaba para la UNAM, pero conseguí otro trabajo, y si hubiera podido otro y otro, tenía que sacarlos adelante y así fue. 

Recuerdo que una vez el pediatra de mis hijos me dijo que cuando había muerto mi esposo no había dejado 3 huérfanos, si no cuatro contándome a mí, y sí, bueno, yo así lo sentí porque yo iba de la mano de él por la vida y de pronto, sorpresivamente, me soltó (sí, caí en un pozo, ya no podía ir más abajo) pero no podía más que de ahí salir; salir y sacar adelante a mis hijos.

La verdad es que yo siempre estuve haciendo cosas, siempre queriendo aprender. Mi hijo iba a cursos de inglés, yo en lugar de esperarlo afuera tejiendo, igual me inscribí y terminé mi carrera para profesora de inglés.

Ya con anterioridad había tomado un curso de chocolatería que me sirvió mucho porque después me puse a vender chocolates. Vendí chamarras, me metí a trabajar a una empresa de artículos eléctricos, entré como auxiliar de contador y llegaba con mis hijos, que estaban en la secundaria y su taller era de contabilidad y les pedía que me explicaran, así que aprendí pronto y pude trabajar ahí.

Nunca dejé las ventas, pude tener una cafetería por un tiempo, pero la tuvimos que dejar por la depresión del peso, ahí conocí a una muchacha que vendía artículos de belleza y me invitó a seguir con ella. También llegué a hacer paella y venderla los fines de semana, tomé clases de pintura, hice exposiciones y vendí cuadros y siempre di clases en la UNAM por las tardes.

ahora mi oración es “Dios, en tus manos pongo mi vida, las de mis hijos y las de mis nietos”.

Pasó el tiempo, terminaron la carrera los tres. El mayor es Doctor en Ciencias, la de en medio es directora de un jardín de niños oficial y mi hija menor es chef y ganó una beca para ir a estudiar a Mónaco y Suiza. Creo que hasta aquí he logrado lo que le dije a mi esposo y creo que mis hijos son personas de bien, honestos, responsables, trabajadores, amorosos con sus hijos.

Después de todo, hice cosas que incluso mi mismo esposo hubiera dicho “¿cómo?, ni yo me lo imaginaría”, ya he ido cuatro veces a Europa, una vez a Canadá, una vez a Tierra Santa, dos veces a Costa Rica y a casi toda la República Mexicana, ya solo me falta Tabasco, Chetumal y Tamaulipas. 

Me jubilé de la UNAM, pero seguí haciendo cosas. Ya terminé mis estudios en teología y actualmente doy clases de inglés en Puebla y me gustaría seguir estudiando. 

Yo le aconsejo a las mujeres a quienes sus esposos ya murieron o que se fueron por algún motivo, que no te puedes dar por vencida a la primera, para mi fue muy grande la fe en Dios y trabajar, empezar a tomar decisiones por una misma, que no tengan miedo de lanzarse a la vida solas, que saquen fuerza de ese abandono y que pueden salir adelante. Van a sorprenderse de todo lo que pueden hacer, pueden viajar, estudiar, vender cosas ¡hay tanto por hacer!

Dicen que en tiempos de guerra y tiempos de crisis siempre la creatividad se aflora, y sí, es cierto.

Aunque la tristeza en las noches se siente más fuerte, aguanta, aguanta, que en la mañana saldrá el sol.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s